Mejorar la calidad de vida, como eje del cuidado

Los Equipos de atención directa de Askora Nagusi, reciben formación para poder diseñar y poner en marcha programas de terapias no farmacológicas.

Desde Askora Nagusi, trabajamos para mejorar la calidad de vida de nuestros residentes, con un modelo de cuidado basado en las personas. Por eso, buscamos fórmulas que nos permitan atender las necesidades de las y los usuarios de nuestros centros, tratando siempre de mejorar su calidad de vida.

Las terapias no farmacológicas son una de las herramientas que utilizamos en nuestro día a día, intervenciones terapéuticas dirigidas a las personas mayores con demencia que no contemplan el uso de fármacos.

El objetivo de las terapias no farmacológicas es mejorar la calidad de vida de la persona mayor con demencia para preservar su dignidad, ya que esta enfermedad es crónica, progresiva y genera importantes trastornos conductuales, cognitivos y económicos. Otro de los objetivos de este tipo de intervenciones es mantener o incluso mejorar los síntomas de la demencia.

 Con la implementación de técnicas y estrategias no farmacológicas en cualquier fase de la enfermedad, buscamos que los síntomas repercutan lo menos posible en la funcionalidad, manteniendo las habilidades residuales y conservando las actividades que componen el desempeño ocupacional de la persona mayor con demencia.

Pretendemos, además de mejorar la calidad de vida de la persona mayor, fomentar el nivel de autonomía personal, enlentecer el proceso de deterioro y fortalecer la autoestima de las personas mayores.

Para poder aplicar estas terapias e incluirlas en el día a día de los centros Askora Nagusi, es imprescindible que los equipos de atención directa dispongan de los conocimiento y herramientas necesarias. Fruto de ello, disponen de un programa de formación, que les da soporte en esta materia.