¿CÓMO TENEMOS QUE COMUNICARNOS CON LAS PERSONAS MAYORES?

Askora Nagusi

 

La comunicación con las personas mayores puede presentar problemas, no sólo por las alteraciones que pueden surgir con la edad: auditivas, visuales o de lenguaje, si no porque sus creencias y actitudes son diferentes a los de las personas jóvenes.

Puede darse el caso de que, aunque hablen incoherentemente, tengan una necesidad desesperada de ser escuchados. Prestarles atención les proporciona una gran tranquilidad, aunque aumenta si se busca su comodidad personal de una manera positiva y amable. En el caso de que la persona tenga muy deterioradas sus funciones cognitivas, el interés por ayudarle se puede demostrar por acciones sencillas como tomar su mano mientras se les habla, por lo que importa mucho ser conscientes de la importancia del lenguaje no verbal.

La entonación cuando les hablamos, la mímica, los silencios, la distancia física a la que nos coloquemos, cobra gran importancia en estas situaciones. Debemos darles un trato adulto, sin ignorarles, incluso cuando tengan un deterioro cognitivo muy avanzado. Hay otras actuaciones que podrían ayudar a mejorar su estado anímico: colocar en su entorno flores, algunas de sus pertenencias más queridas, fotos, cuadros o postales preferidas o incluso una pequeña pecera que les ayude a distraerse.

Uno de los temores más habituales en las personas mayores es el temor a no ser queridos, pensar que no son útiles o que sus vidas no tienen sentido. Por ello se les debe asegurar que se les aprecia y que los esfuerzos del equipo de cuidado se realizan para mantener su independencia. En cualquier caso, si la persona es capaz de entendernos, es importante mantener un diálogo para poder ayudar, en la medida de lo posible, a la persona mayor a encontrarse a sí misma, y si su deterioro físico lo permite, a poder buscar una espiritualidad liberadora.

En el caso de que la persona mayor se encuentre en un estado terminal, uno de los mayores retos es comunicar el diagnóstico de su enfermedad. Muchas veces, la propia enfermedad se encarga de revelarles la gravedad de su mal. Debemos tener en cuenta que el temor a fallecer no es una única emoción sino una mezcla de varios temores individuales (dolor severo, asfixia, incontinencia, desolación, morir en soledad, dejar cosas incompletas, agonía sin alivio..) Por ello, es importante prestar atención a las señales mínimas que nos indiquen cuáles son las ideas, preocupaciones, expectativas y sentimientos para intentar solucionarlos o aliviarlos.

Además, tenemos que tener en cuenta las valiosas estrategias que nos ofrece la atención centrada en la persona (ACP) en este ámbito, que es clave en la búsqueda de la dignidad, la autonomía y el buen trato a la persona mayor.

Conocer la biografía de cada persona, lo que es importante para cada situación, nos permitirá ofrecer apoyos respetando sus preferencias. Existen diversas intervenciones que incluyen actividades para poder realizar estas biografías y poder facilitar el desarrollo de la autonomía de estas personas: mostrarles fotografías, enseñarles árboles genealógicos, etc. Estas intervenciones deben ser realizadas por profesionales formados en la materia.

Todas estas relaciones deben tener una base importante de confidencialidad entre la persona atendida y el personal sanitario de referencia, lo que repercutirá en su satisfacción con el centro.

El personal sanitario y gerencial de los centros residenciales deben estar sensibilizados además con la importancia de que los tiempos dedicados a la comunicación con los residentes, sean considerados parte de la asistencia.  Algunas veces la escucha, la comunicación con la persona, pueden contribuir a mejorar de forma significativa su estado.

Wilson Astudillo A., Xuria Astudillo L. (2022)

 

 Bibliografía.

–          “La comunicación como base asistencial” Dr. Juan Carlos Arboniés Ortiz. C. de Salud de Beraun.

–          “La comunicación en la fase terminal” Astudillo W,  Mendinuesta C. Biblioteca básica Dupont Pharma para el médico de Atención Primaria 1998.

–          “El poder terapéutico de la escucha en medicina crítica” Clara Lluvià Maristany. 2008.

–          “Batería de Instrumentos de Evaluación ACP-Gerontología” Teresa Martínez Rodríguez. 2019.