CUIDA LA ALIMENTACIÓN DE TUS HIJOS E HIJAS

Cuidar la alimentación de nuestras hijas e hijos es fundamental. La alimentación es una de las mayores preocupaciones respecto a la salud en edad infantil y, sin embargo, la nutrición infantil es uno de los problemas más frecuentes.

Actualmente, es relativamente fácil identificar esos malos hábitos. Pero resulta igual de sencillo proporcionar estímulos para despertar su interés en la comida sana desde la propia familia, sin tener que acudir a especialistas.

Luego está la prevención. Una alimentación adecuada, incorporando todos los grupos alimenticios en sus justas cantidades para cada etapa de crecimiento, y el consumo de agua durante el día. La pregunta no debe ser si han comido suficiente, la pregunta tiene que ser si han comido los alimentos adecuados, aquellos que les aportan los nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo. Esa es la base para prevenir enfermedades o problemas como:

  • Debilidad en el sistema inmunológico.
  • Riesgo de contraer infecciones y otras enfermedades.
  • Afección en el desarrollo cerebral, limitando su aprendizaje.
  • Alteraciones en el crecimiento.
  • O problemas de otra índole como el bajo rendimiento escolar, la apatía o desinterés para socializarse y realizar actividades deportivas, culturales, etc.

Se trata de síntomas o indicios de una mala alimentación, que de no reconducir pueden derivar en otras patologías cuyo origen está asociado a carencias o déficit nutrientes. Entre estas patologías están, por ejemplo:

La debilidad muscular

También conocida como hipotonía, se caracteriza por la poca tonicidad muscular (músculos flácidos o contraídos).

  • Aparece por falta de proteínas en la dieta, específicamente las de origen animal.
  • Afecta el crecimiento y la formación y desarrollo de los músculos, ocasionando bajo rendimiento físico y mental.
  • Podemos prevenirla tomando leche, quesos, yogures, huevos, carnes blancas y rojas.

Anemia

Se define como una cantidad disminuida de glóbulos rojos sanos o normales.

  • Aparece cuando hay una deficiencia nutricional, específicamente cuando no se incluyen en la dieta de los niños alimentos que aportan hierro, mineral que transporta el oxígeno por todo el organismo y es responsable de la producción de glóbulos rojos.

  • Tiene efectos irreversibles en el crecimiento y aprendizaje, pues afecta el desarrollo intelectual, reduciendo su capacidad de comprensión. Un niño o niña con anemia puede presentar cansancio o falta de aire, frecuente dolor de cabeza, mareos, palpitaciones, náuseas, piel pálida y debilidad general.
  • Como medida de prevención, incluir en los menús carnes rojas, semillas de calabaza, legumbres, brócoli, coles, espinacas, entre otros.
Talla y peso fuera de los percentiles

La mala nutrición ocasiona daños en el cuerpo como son la falta de crecimiento y bajo peso o la obesidad.

  • Aparecen cuando no se incluyen en las dietas alimentos que nutren y que son fundamentales para el desarrollo integral.
  • Trae como consecuencia la aparición de diabetes, enfermedades renales, cardiopatías, deformación de los huesos, aumento del colesterol, entre otras patologías.
  • Para evitar estos desajustes, incluir en la dieta huevos, leche, carnes rojas y blancas, pescados, frutas, verduras, legumbres, pastas y cereales, entre otros.

 

Fatiga y falta de energía

Normalmente, provocan debilidad.
• Son consecuencia de una mala alimentación.
• Puede producir inapetencia, fatiga y falta de energía, lo que ocasiona desconcentración, bajo rendimiento escolar, exceso de sueño y bajo nivel de respuesta en las actividades físicas y mentales.

• Eludir la debilidad incluir en la dieta lácteos, cereales, carnes, verduras, frutas, huevos.

 

Caries

Es el daño en la superficie o esmalte de un diente. Ocurre cuando bacterias en la boca fabrican ácido que ataca el esmalte.

  • Aparecen porque no estén consumiendo los nutrientes esenciales o porque estén ingiriendo exceso de azúcar o alimentos procesados, especialmente carbohidratos.
  • Producen dolor.
  • Las frutas como manzanas, peras, duraznos, así como los lácteos, huevos, pescados y verduras ayudan a prevenir la aparición de caries, además del hábito de un correcto cepillado por lo menos tres veces al día.

 

Infecciones en la piel

La aparición de hongos, manchas o ronchas también es otra de las consecuencias de la mala alimentación.

  • Afecta a su sistema inmunológico debilitándolo por la falta de nutrientes, haciéndolos más susceptibles al ataque de infecciones, bien por virus o bacterias.
  • Fortalecer el sistema inmunológico es posible proporcionando alimentos que contengan vitaminas, especialmente las C y D, como frutas cítricas, cereales integrales, frutos rojos y vegetales de hojas verdes